Publicado: Abril 05, 2020.

9 Tips para trabajar desde casa!

De ser posible, buscar un espacio privado para usar como oficina, y si no es una opción, evitar los lugares transitados de su casa. Buscar un rincón tranquilo, con ventana y/o aire fresco, decorado con colores frescos.

Buscar una silla cómoda y tan ergonómica como se pueda. El espacio no debe ser tan cómodo como para dormirse (acostado) pero si como para evitar dolores de espalda o de vista a causa de una mala organización del espacio de trabajo.

Pesas pequeñas, tijeras de presión, pelotas antiestrés o caminadora son buenos ejemplos, tomar breves descansos para ejercitarse puede ayudar a cambiar de ritmo. Hacer ejercicios de rotación de muñecas, brazos, hombros, cabeza cadera y cuello en ciclos cortos ayudan a liberar tensión.

Evitar acumular papeles, libros, tazas de café vacías, residuos de comida o snacks. Ejecutar ciclos de limpieza frecuentes del espacio de trabajo. Sentirse cómodo, no significa trabajar en un basurero.

Evitar distracciones, pero tener a mano algo con que poder realizar pequeños descansos, tales como un libro o juegos de un celular, en las cantidades de tiempo necesario, pero no distractores permanentes. Buscar todo lo necesario para tener a mano y evitar distracciones con necesidades predecibles.

Hacer una lista de las tareas que necesita completar cada día... y luego completarlas. Asegurarse de que todo lo necesario para hacer el trabajo esté disponible, ya sea en la oficina o en la computadora. Tachar los elementos de la lista a medida que se completen.

Reducir la tensión ocular siguiendo la regla del 20-20-20. Cada 20 minutos, apartar la vista de la pantalla. Mirar fijamente algo a 20 metros de distancia y mantenerlo durante 20 segundos. Sus ojos se lo agradecerán.

¡Trabajar desde casa sigue significando trabajar!
Educarse para liberarse con firmeza, pero educadamente. No contestar el teléfono o la puerta; tan simple como eso. Comunicando el horario no habrá necesidad de disculparse por no estar disponible para un amigo, suegra o pareja, siempre y cuando no sea una emergencia. Tal y como sucedería si estuviera en las oficinas del trabajo.

¡Cambiarse el pijama!
Obligarse a levantarse y prepararse para un día de trabajo normal, todos los días. Se distraerá, perderá la noción del tiempo y entrará en pánico cuando de repente tenga que prepararse para una videollamada o para ir a algún sitio.

Y recuerde ejercitarse!